La cuperosis facialrojeces faciales son un problema muy habitual en medicina estética, ya sean causadas por venillas o por un enrojecimiento difuso (“flushing”).

Las causas de este problema son muy variadas: sensibilidad al sol, alteraciones vasculares, trastornos hormonales, tratamientos médicos, trastornos dermatológicos tipo Rosácea…

En los últimos años, los lásers de luz pulsada intensa (IPL) han ido especializándose en este tipo de lesiones, siendo hoy en día el mejor tratamiento para la cuperosis facial.

En nuestro centro contamos con la mejor tecnología para este tratamiento. Nuestro equipo posee un cabezal específico de estos trastornos (Ellipse Nd:Yag), dando muy buenos resultados, en ocasiones, desde la primera sesión.

Animamos a nuestros pacientes a consultar acerca de este problema, porque los resultados pueden ser excelentes con un tratamiento sencillo y con muy baja tasa de complicaciones.