Nada delata más nuestra edad que las arrugas y los surcos faciales. Inclusive mujeres jóvenes pueden llegar a presentarlas debido a altos niveles de estrés y a los efectos nocivos de los rayos UV del sol que deshidratan nuestra piel. Sin embargo, la medicina estética está en su auge, y ha logrado crear distintos tipos de rellenos faciales que permiten devolverle a nuestro rostro la vitalidad y juventud que había perdido. Lo mejor de todo es que estos rellenos faciales son tratamientos rápidos y seguros que presentan pocos riesgos ya que estos no necesitan de quirófano ni de anestesia general.

Rellenos naturales:

Este tipo de rellenos faciales consiste en la inyección de sustancias que se encuentran por naturaleza en nuestra piel, además de ser bio-reabsorbibles. Esto quiere decir que la misma dermis y epidermis lo asimilarán poco a poco hasta que se disuelva completamente. Muchas personas prefieren este tipo de tratamientos para evitar completamente efectos secundarios. Su duración depende de la densidad que hayamos seleccionado para tratar nuestro problema:

  • Densidad alta: ideal para rellenar surcos profundos
  • Densidad media: útil para rellenar arrugas estéticas y surcos de densidad media
  • Densidad baja: opción para aquellas personas que buscan hidratar y revitalizar su piel

Rellenos sintéticos:

Este tipo de rellenos faciales se basa en la inyección de sustancias creadas en un laboratorio, diseñadas para crear una estructura bajo la piel para eliminar arrugas y surcos gestuales. Estos productos por lo general tienen tienden a crear resultados mucho más duraderos y notables, sin embargo, muchas personas son propensas a verse bajo los efectos secundarios de los rellenos sintéticos, que si bien no presentan un daño considerable a nuestro organismo, si pueden causar enrojecimiento, hematomas o hinchazón que por lo general desaparecen a los pocos días. Entre los rellenos faciales sintéticos podemos encontrar materiales como:

  • Metacrilato
  • Silicona
  • Radiesse
  • Sculpta

Rellenos tópicos:

Este tipo de tratamiento consiste en la aplicación de sustancias sobre la piel, sin necesidad de inyecciones. Comúnmente los encontramos en tiendas de belleza en forma de geles, cremas o aceites. Funcionan al aportar de manera externa sustancias que hidratan y mejoran el volumen del rostro, absorbiéndose rápidamente. La principal ventaja de estos rellenos es que no se necesita un especialista para aplicarlos, lo puede hacer usted misma en casa, además de que no causan ningún tipo de dolor. Lo mejor es que un especialista de la medicina estética nos prescriba alguno dependiendo de nuestro caso, para así evitar sufrir de alguna reacción alérgica o contraproducente.

Rellenos inyectables dérmicos:

Este tipo de tratamiento anti-arrugas consiste en la utilización de micro jeringas para inyectar en distintos puntos estratégicos sustancias que rejuvenecerán nuestro rostro. Es muy importante recordar que al ser inyectable, podemos ponernos en riesgo si lo realizamos con una persona no profesional, por mucho que insista en que está capacitado. Lo mejor es acudir a una clínica de medicina estética donde un profesional acreditado nos evaluará y recomendará la sustancia ideal para rellenar nuestra piel. Cualquier aplicación inapropiada puede traernos severos problemas como desfiguración, hematomas o cicatrices.

Solicite su cita previa

Rellene el siguiente formulario para solicitar su cita previa

Puede llevar a cabo su cita previa, rellenando el formulario, llamado al teléfono 950 232 027 / 950 235 732 o enviándonos un email a [email protected]