Con el tiempo, vamos perdiendo la línea del óvalo facial, apareciendo curvas que dan aspecto envejecido.

Estas imperfecciones se pueden atenuar con diferentes tratamientos (radiofrecuencia, rellenos, PRP…) pero una solución más duradera y eficaz es la colocación de hilos tensores.